11 agosto, 2013

Estos árboles tóxicos, misteriosos y cada vez más escasos
se esconden en las cercanías del puerto de Navafría
168.- ARROYO DE LOS TEJOS
11 Agosto de 2013

Lugar:Navafría (antigua Piscifactoría)
Ruta: Circular
Distancia: 10 Km
Dificultad: Baja

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA
Comenzamos  esta andadura en una antigua piscifactoría, siguiendo la prolongación de la carretera, que enseguida cruza el río de las Pozas y aún conserva su firme hasta llegar a la altura del aula de naturaleza de las Majarganillas.


Fruto del Tejo
En la bifurcación que se presenta al final del asfalto, nos decantaremos por la pista de tierra que sale a la izquierda y subiremos trazando largos zigzags por el vallejo del arroyo de los Tejos -afluente del río de las Pozas-, curso que llevaremos largo rato a nuestra derecha. Las curvas donde la pista se acerca más al regato nos permitirán tomarnos un respiro y admirar uno de los pinares más bellos de España, en el que el risueño pino albar se codea con el arisco acebo y el lánguido sauce, éste siempre enamorado del agua. Como a una hora del inicio, no más cruzar la pista el arroyo, descubriremos docenas de tejos desperdigados a ambas manos por la empinada ladera, ocupando grandes claros del pinar. Su escasa talla -no más de tres metros- pudiera hacernos confundirlos con pimpollos de pino albar, pero los distinguiremos, entre otras cosas, por su follaje más oscuro, casi negruzco, y por sus hojas dispuestas a lo largo de las ramillas en dos hileras opuestas. De ahí le vino al tejo, según unos, su nombre latino, 'Taxus': del griego 'taxis'', hilera. Si bien otros apuntan -como los dardos de los griegos- al mismo origen de la voz tóxico: 'toxikón phármakon', veneno para flechas.
Si continuamos avanzando por la pista, gozaremos de un panorama casi aéreo del pinar de Navafría hasta que, transcurrida una hora más, nos desviemos a la derecha por otra pista que lleva de nuevo al fondo del valle del río de las Pozas y al punto de partida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario